07_Videos

Colección de imágenes encadenadas y agrupadas en pequeñas piezas de video

Viaje a la Memoria

De Boadilla de Rioseco a Santiago Misiones. Un viaje a la memoria

Navegando durante 20 días por el río Paraguay, un río con casi 3.000 km. Inauguración de una calle en un pueblito de Castilla con el nombre de Río Paraguay, un río que está a más de 12000 kilometros. Y otra calle, en un pueblecito del departamento de Misiones en Paraguay, llamado Santiago con el nombre de un río de apenas 123 kms de longitud, que pasa por Boadilla de Rioseco, el Riosequillo.

Viejas paredes, nuevos elementos

El arte como herramienta para rescatar a un pueblo del anonimato

Boadilla de Rioseco es un núcleo rural muy pequeño, con apenas 150 habitantes, en la comarca castellana de Tierra de Campos. Lo que le diferencia de otros pueblos de España es una iniciativa artística que pretende evitar que pase desapercibido y que languidezca con el paso de los años.

Vuelve la vida

Boadilla de Rioseco, una isla en un mar verde.

Cada primavera el polen lo inunda todo y deja al pueblo como una isla en medio de un mar verde; las olas las originan los constantes vientos que cimbrean los tallos de espigas. El aire trae el olor a tierra mojada, y en el infinito cielo castellano las nubes son puro algodón. A lo largo de los más de tres mil años de asentamiento en estos campos, se ha luchado contra la dureza del clima y el suelo. Con la misma arcilla de sus campos edificaron sus casas: agua, tierra, paja y el calor del sol para secar los adobes.

Disparos en blanco y negro (I)

Boadilla de Rioseco en blanco y negro

A lo largo de más 30 años, cada vez que visitamos el pueblo lo hacíamos acompañados de una cámara fotográfica. Por cuestiones económicas, casi siempre cargada con película en blanco y negro. Cada vez que disparábamos aquella Minolta Srt-101b ó más tarde la Nikon f-2, éramos conscientes de que aquello que estábamos viendo a través del visor, más pronto que tarde, desaparecería para siempre.Transcurridos estos años, el paisaje ya no es el mismo. Nosotros, ni que decir tiene, tampoco.

Estaciones de ida y vuelta (I)

Paisaje y paisanaje

Boadilla de Rioseco cambia completamente el paisaje (y en el verano el paisanaje) con cada estación. Para cada una de ellas tiene su traje, confeccionado a la medida por factores tan diversos como las temporadas de lluvias, por los diferentes vientos que cruzan por esta parte de la meseta castellana, también por las grandes heladas en las eternas noches invernales, por las nieblas que se agarran a la tierra y no levantan en días y por último y no menos importante, por las muchas horas de solanas en los meses de verano.
Astronómicamente Boadilla de Rioseco entra en la primavera (del latin primer-verdor) con el equinoccio del 20 de marzo, y termina con el solsticio de verano, el 21 de junio. Por estas fechas las horas del día se igualan a las de las noches. El otoño empieza con el equinoccio del 22 de septiembre y termina con el solsticio de invierno, coincidiendo con la noche más larga, aproximadamente la del 21 de diciembre.

Y así, un año tras otro.

Deseos compartidos

Un poco de historia
Boadilla de Rioseco está asentada donde hace siglos hubo otras poblaciones. Los primeros datos escritos de la historia de nuestro pueblo son del año 920, cuando la villa fue donada a un fiel servidor de los reyes.
Hasta el día de hoy parece que nadie ha puesto demasiado interés en localizar restos de las antiguas poblaciones. Aquella primera villa apenas estuvo poblada durante un siglo. Otros 6 asentamientos antecedieron a lo que hasta hoy conocemos.Una niña de 11 años, Paula Melero, nieta de una boadillana homónima, tiene la ilusión dentro de unos años de ser la primera en ponerse manos a la obra. Hay un refrán muy propio para esta ocasión y para estas tierras que dice que “De Casta le viene al galgo”. El padrino de la niña, que es arqueólogo, le inoculó el amor y la afición por la ciencia que estudia las civilizaciones antiguas. La arqueológia nos permite conocer entre otras cosas, las manifestaciones artísticas de culturas hoy desaparecidas. Localizar alguno de aquellos objetos nos permitiría comenzar a leer la primera página del libro que empezaron a escribir nuestros ancestros.Descubrir en el pasado, para entender el presente y preparar un mejor futuro. Un deseo compartido, con su padre y con más de un boadillano.
De paso y, de paseo por el escenario del nuevo canal del Carrión iremos descubriendo algunos elementos que nos servirán de inspiración para en unos meses, instalar uno de ellos en algún punto del recorrido. El canal, con el tiempo, será un punto de atracción de visitantes. Y un motor económico para la región.
Que lo disfrutéis.

Disparos en blanco y negro (II)

Boadilla en blanco y negro

Boadilla de Rioseco. A lo largo de más 30 años, cada vez que visitamos el pueblo lo hacíamos acompañados de una cámara fotográfica. Por cuestiones económicas, casi siempre cargada con película en blanco y negro. Cada vez que disparábamos aquella Minolta Srt-101b o más tarde la Nikon f-2, éramos conscientes de que muchas de aquellas personas a las que estábamos retratando, antes o después, se ausentarían para siempre. Transcurridos estos años, muchos de aquellos que pasaron por delante de nuestras cámaras y que nos brindaron un poco de su tiempo, ya no están. Se han quedado para siempre en nuestras memorias. El disco duro de la vida, poquito a poco se está llenando de megas. Menos mal que el cerebro tiene una capacidad ilimitada para almacenar experiencias.
En el trabajo 02 Disparos en blanco y negro.mov podréis encontraros nuevamente con rostros que os resultaran familiares y que hace años que no les veis. También con paisanos que siguen pisando cada día las calles del pueblo o que lo hacen en los periodos de vacaciones.
A la memoria de los Boadillanos que nos antecedieron, a la memoria de los que están y para que sirva de memoria de los que vendrán, dedicamos estos más de 10 minutos de imágenes hechas, coleccionadas y seleccionadas a lo largo de más de 3 décadas. No está terminado de ordenar, ni mucho menos, el cajón de los negativos en blanco y negro. Cuestión de tiempo y de un poquito más de trabajo.

¡Que lo disfrutéis!

Nada es facil

Alberto Melero Villada

 Alberto es uno de tantos jóvenes de Castilla-León que, como desde hace muchas décadas, tienen muy difícil encontrar su sitio en la región. La mayoría de ellos tienen que salir de ella para buscarse un futuro más prometedor. La tierra que les vio nacer y crecer, hoy apenas les puede ofrecer algún incentivo para retenérles. Nunca fue fácil, pero ahora parece que menos. Mi homenaje, por medio de esta breve semblanza de Alberto Melero Villada, a tantos jóvenes que a lo largo de generaciones no les quedó otra alternativa que dejar su tierra, para labrarse un futuro lejos de los suyos.

Boadilla+Boadilla

El mismo nombre y distinto apellido

Dos vías de comunicación: la M-503 y la CL-611
Dos intervenciones diferentes
Dos autores: JCM y FJM
Dos poblaciones con el mismo nombre
Dos comunidades distanciadas por más de
Dos centenares de kilómetros
Boadilla del Monte  en Madrid
Boadilla de Rioseco en Palencia

Camino de ida

Procesión a la ermita

En Boadilla de Rioseco hay un camino que no es muy largo, apenas ochocientos metros, que son los que separan el pueblo de la ermita de Nuestra Señora del Amparo. El trayecto tiene una gran importancia para los lugareños. Es un camino de guijarros sueltos, lleno de polen en primavera y de polvo en el verano, para pasear por el en otoño y pelarse de frío durante el invierno. Es un camino de ida y de vida.
La mayoría de las veces solo transitan por el alguna que va a visitar a la Virgen, algún agricultor camino de una tierra y los pocos pastores con su rebaño de ovejas que van quedando. Antaño fue muy transitado por las mujeres que marchaban a la fuente del Amparo para aclarar sus coladas, por las pandillas de jóvenes que iban a merendar a la fuente, y por las parejas furtivas en busca de un rincón discreto y romántico.
Dos veces por año se recorre en cada dirección en procesión, a primeros del mes de mayo y en el mes de septiembre, coincidiendo con las fiestas patronales. Las fotografías que sirvieron para hacer este vídeo fueron hechas, si la memoria no me falla, en los años 1993 y 1996.

Viaje de vuelta

Procesión a la ermita

En Boadilla de Rioseco hay un camino que no es muy largo, apenas ochocientos metros, que son los que separan el pueblo de la ermita de Nuestra Señora del Amparo. El trayecto tiene una gran importancia para los lugareños. Es un camino de guijarros sueltos, lleno de polen en primavera y de polvo en el verano, para pasear por el en otoño y pelarse de frío durante el invierno. Es un camino de ida y de vida.
La mayoría de las veces solo transitan por el alguna que va a visitar a la Virgen, algún agricultor camino de una tierra y los pocos pastores con su rebaño de ovejas que van quedando. Antaño fue muy transitado por las mujeres que marchaban a la fuente del Amparo para aclarar sus coladas, por las pandillas de jóvenes que iban a merendar a la fuente, y por las parejas furtivas en busca de un rincón discreto y romántico.
Dos veces por año se recorre en cada dirección en procesión, a primeros del mes de mayo y en el mes de septiembre, coincidiendo con las fiestas patronales. Las fotografías que sirvieron para hacer este vídeo fueron hechas, si la memoria no me falla, en los años 1993 y 1996.

Palomares, monumentos olvidados

Un elemento más del paisaje

En Boadilla de Rioseco a principios del siglo XX era muy común encontrarse a las afueras del pueblo con los palomares. Como en el resto de la comarca de Tierra de Campos, estas singulares construcciones se integraban como un elemento más del paisaje. Hechos con los materiales más comunes y más económicos que ofrece la estepa castellana, arcilla y paja que junto con el agua, se convierten en verdaderos monumentos para las aves.  Al día de hoy la gran mayoría de ellos se han ido abandonando, las palomas “volaron” y muchos desaparecieron.
En la actualidad, existe mayor conciencia de la utilidad y principalmente del valor del palomar como seña de identidad de nuestro territorio. Por este motivo, muchos de ellos se están cuidando y restaurando por iniciativas públicas y privadas, no sólo por el aprecio de los propietarios sino como una muestra que debe llegar a otras generaciones y para que todos los que se acerquen a conocer nuestra tierra puedan disfrutar de la belleza de tan singular construcción. Antiguamente estuvieron vinculados a la economía familiar, tuvieron como finalidad la cría de pichones. Un ave que formó parte de los hábitos alimentarios del pasado.
La mayoría de los palomares que aparecen en esta recopilación de imágenes, (algunos ya desaparecidos), formaron parte del paisaje de Boadilla de Rioseco en la provincia de Palencia,  otros son de un pueblo vecino, Herrin de Campos en Valladolid.

Comparte con arte

Un traje nuevo

Boadilla de Ríoseco empezó a ponerse un traje nuevo el año pasado. Si caminas por alguna de sus plazas y calles puedes encontrarte con nuevos elementos colgados en las viejas paredes. Un paseo por una galería de arte de la que tu también puedes formar parte. En esta ocasión os presentamos 7 nuevas intervenciones de diferentes artistas. Esperamos tener terminado esta segunda fase hacia primeros de junio.

Canal Youtube 9Melero

Boadilla Rioseco. España / Santiago Misiones. Paraguay.

Indice Canal Youtube Index 9melero El viaje inicial. The initial trip. Memoria compartida. Shared memory Viejas paredes, nuevos elementos. Old walls new items. Volviendo de nuevo la vida. Life back again Disparos en blanco y negro. Shooting in black and white. Nada es facil. Nothing is easy. Estaciones de ida y vuelta. Return stations. Deseos compartidos. Shared wishes. Caminos de ida. Road trip. Viaje de vuelta. Travel back, Boadilla+Boadilla. Monumentos olvidados. Overlooked sights. Comparte con arte. Share it with art.

Desnudos de arriba abajo

Queremos enseñarlo todo

Queremos enseñarlo todo, nuestras calles, nuestras casas y nuestras cosas. Aquí tienes parte del trabajo que se está desarrollando en Boadilla de Rioseco, en Palencia. Sus 135 habitantes adoptan el arte como medio para rescatarse del anonimato.  Empezamos en marzo de 2010 instalando el mural de los amigos de Santiago de las Misiones en Paraguay.
Boadilla , un pueblo que sale de un letargo de décadas y que sacudiéndose sus complejos se desnuda ante todos aquellos que quieran venir y dar un paseo muy especial por sus calles. Sin prisas y sin horarios. Porque el tiempo es tuyo.

La lona, la nave y la nube

Proceso de instalación de una lona en la fachada de una nave

Viniendo de Villalón. Otra intervención más con esa idea de dar la vuelta a las calles, a las cosas, a las casas y a otra nave de uso agrícola. Corrían años de ayudas de Europa y a nuestro pueblo llegó una nueva manera de construir. Nuevos templos para nuevos tiempos. Hoy son magníficas paredes que a nosotros muchas veces nos parece que nos están pidiendo un poco más de atención. Un pequeño gesto a cambio de un nuevo interés por cambiar el aspecto e interés por Boadilla de Rioseco.La nave de la Familia Cuevas-Ramos es uno de los mejores lienzos que tiene el viajero cuando llega a Boadilla por la carretera de Villalón. Desde varios kilómetros de distancia ya se ve que hay algo especial que decora lo que parece sólo una gran valla publicitaria. Desde el coche su mirada ha de hacerse aminorando la velocidad y de reojo. Aconsejamos aparcar al lado y ver las otras paredes de la nave que también están intervenidas.

Creer a los que crean

Nave de fieles

Detalle de retablos. Con estampas religiosas hemos decidido crear las cuatro obras que decoran los tres nichos y la puerta del sur tapiados de esta enorme nave que es la iglesia de Santa María. Nuestro propósito es pedir que estos retablos, desde la calle, iluminen a los que creen para que entiendan mejor a los que crean. Desde ahora, día y noche, se verá un San José desconocido por su edad y con el niño muy pequeño en brazos delante de un fondo hecho sólo con vírgenes. Cada uno en su atalaya junto a la entrada del campanario, la cara de la Virgen María y la de el niño Jesús que proceden del mismo grabado pero que se han compuesto en un mosaico de santos y santas respectivamente. Al Cristo de Velázquez le hemos situado en la gran puerta tapiada en la calle de La culebra, la puerta sur. Por encima de una escalinata que lo eleva más aún y apoyado en Él, de haber sido un poco más atrevidos, deberíamos haber dejado la escalera de madera. Instalado en agosto 2011

Nueva nave 9

Proceso de instalación de una lona en una nave ganadera

Otra actuación más en el proceso de dar la vuelta a las calles, a las cosas, a las casas y, ahora también a tres naves de uso agrícola y ganadero. La nave de la Familia Carriedo luce como recién pintada. Alguien pensó que los muchachos de SR Soluciones Gráficas trabajaban con pinceles subidos en una grúa y no con modernas herramientas para fijar nuestra obra en la pared. Impreso en una lona microperforada hemos querido traer a nuestro pueblo parte del trabajo de la carretera M-503 de Boadilla del Monte en Madrid.Ya tiene casi treinta años pero con este lavado de cara alguien pensará como nosotros. Que la Nueva Nave Nueve es un titulo muy adecuado. Quien pase por la carretera podrá pensar muchas cosas, que es la sede de una nueva empresa de I+D+I, o que es una nueva estrategia corporativa para engordar el ganado con ecológicos modales o que unos grafiteros han dejado muy bonita la nave de Simón…

Paisaje y paisanaje

Las calles cobran vida en vacaciones

Boadilla de Rioseco cambia de paisaje completamente con el paso de las estaciones. El paisanaje cuando llega el tiempo de vacaciones.  En el verano “los forasteros” vuelven a ocupar las casas de sus antepasados. Las calle cobran vida, la que no tienen el resto del año, con los niños a cualquier hora y al atardecer, cuando los más mayores salen a pasear con la fresca. Algunas paredes lucen decoraciones nuevas y eso está produciendo y fenómeno nuevo, algo insólito, viene gente de otros lados a ver que se está “cociendo” en un pueblito de 135 habitantes. Con esta selección de postales podrás hacerte una idea de lo que estamos haciendo para salir del anonimato. Poquito a poco, paso a paso.
Si te gusta, haznos un favor, cuenta lo que has visto para que cada día sean más los que vengan y se paseen por nuestras calles, física o virtualmente.

Solos en los silos

Cuatro naves Apollo estacionadas a la entrada

Los niños y tu. Obra de Juan Carlos Melero hecha en aluminio cepillado y facetado. Dicho de otra manera: grandes siluetas de unos hijos y su madre (J. Carlos, Paula y la madre de ambos, Clara) impresas en grises y negros. La ausencia del color blanco deja ver el brillo y el reflejo del metal. Casi como un espejo. Dependiendo de la incidencia de la luz, en cada hora del día se da un color diferente. Recomendamos la visión de esta intervención de los silos en los atardeceres del verano. En la década de los 60 el hombre con las naves Apollo inició una extraordinaria carrera para llegar a la luna. A nosotros siempre nos parecieron que cuatro de aquellas naves se estacionaron a la entrada del pueblo para siempre. Conocidos popularmente por “los silos”, estas cuatro naves fueron construidas a principios de los años setenta del siglo pasado. Sirve desde entonces para almacenar parte del grano que nace, crece y se cosecha en los campos de Boadilla de Rioseco. Millones de kilos de trigo o cebada destinados a la elaboración de piensos para el ganado, o pan para millones de personas. Instalado en julio 2011

Palabras al viento

¿A donde se van?

Las palabras se la lleva el viento, pero cuando no hay viento, ¿Donde se quedan las palabras?.
¿Podría encontrar todavía la primera palabra pronunciada por mi madre en aquel misero pueblo que era Boadilla de Rioseco en 1939?.
Y del centenar de voces de las criaturas cantando en el patio de la escuela en Santiago Misiones. ¿Donde se quedaron aquellas notas?
Me gustaría saber la respuesta, ¿La tienes tu?.

Antes y después

11 estampas en un rincón de Boadilla.

Coincidiendo con una fecha tan esotérica y mágica como es la hoy, día 11 de noviembre de 2011, y pasados ya los primeros 11 minutos, he querido hacer público a 11 de los míos este nuevo vídeo. En la pequeña pieza encontrarás un rincón de Boadilla en donde he situado una estampa con Boadillanos y 11 estampas diferentes compuestas por unos cuantos amigos Santiagueños. El motivo de esta pieza de vídeo es hacer oficial la invitación a aquel niño que fotografié el 14 de septiembre de 1994 mientras portaba una bandera española en Santiago Misiones en Paraguay a miles de kilómetros de nuestro pueblo. Espero ver cumplida la promesa que le hice y que con aquella misma bandera estén en Boadilla en septiembre de 2012 para inaugurar el mural de la Memoria Compartida y para dirigir desde el balcón del ayuntamiento el pregón de las próximas fiestas patronales. Aquel niño, (hoy todo un hombre) está descontando del calendario los días que faltan para emprender, el que hasta hoy es, el viaje más importante de su vida. Desde muy pequeño ha oído hablar de Boadilla de Rioseco y quiere conocernos. Esperemos entre todos no defraudar a tan extraordinaria visita. Apunta su nombre, Hans Federico Lindstrom Dahlbeck. Gracias en su nombre y el deseo de encontrarnos con Hans_Fe (del 7 al 9 de septiembre) por las calles de nuestro pueblo.

La luz recuperada

Tres décadas capturando la luz

La Luz recuperada es un trailer de un vídeo que se estrenará el 7 de septiembre de 2012 en el pueblo castellano donde, a lo largo de las últimas tres décadas, se ha ido capturando la luz que reflejaba su paisaje y sus paisanos. Boadilla de Rioseco Arte quiere rendir homenaje a cinco jóvenes que a lo largo de este tiempo se ausentaron para siempre, Jesús María Alcántara, Juan José Areños, Vitorino Toro, Javier Criado y Jesús Criado.

Boadilla de Rioseco  y  Santiago Misiones

La Memoria Compartida

Un turista accidental en Santiago Misiones

Boadilla de Rioseco  y  Santiago Misiones en Paraguay son dos pueblos separados por miles de kilómetros pero muy cercanos en lo afectivo. Un turista accidental en apenas 24 horas quedó prendido del lugar y sobre todo de los habitantes de aquel pueblecito paraguayo. Fue allá por el 14 de septiembre de 1994, aquel día comencé sin saberlo el trabajo más gratificante de mi vida. Y también el más importante.
Allí encontré a madres y abuelos muy jóvenes, Padres poco responsables. Hijos que piensan diferente a sus progenitores. Sobrinas a las que enseñar a defenderse en la vida. Primos con apellidos imposibles de pronunciar. Ancianos que siguen trabajando porque no tienen pensiones. Y miles de niños que llenan con sus gritos y sus juegos los patios de las humildes escuelas.
Los santiagueños son gente muy amable, fotogénica, y tremendamente abierta. El trabajo consiste en ir fotografiando en cada viaje a sus habitantes y observando sus transformaciones faciales.
Los ojos más bonitos del mundo los encontré allí. Te lo aseguro.

Colección de imágenes

Descubrir otro mundo

La primera vez que visité Santiago en Misiones fue en el año 2006. Por aquel entonces aún no había cumplido los 7 años y no dudé un momento en hacer un viaje con mis padres de miles de kilómetros. Quería saber si era verdad lo que contaba mi papá y lo que veía en aquella colección de imágenes en las que siempre estaba trabajando. La experiencia de aquel viaje fue extraordinaria. Descubrí otro continente, nuevos y diferentes paisajes, gentes con las que tenía en común hablar el mismo idioma, aunque ellos lo hacían con un acento muy peculiar, arrastrando y pronunciando mucho las erres.  A otros no les entendía, hablaban el dulce idioma guaraní, la otra lengua oficial del país.
Durante algo más de un mes viví lo que para mi ha sido una película preciosa. Andar descalza por las calles de tierra colorada, meterme en los charcos con mis amigos, montar a caballo, subirme a los naranjos para exprimir con mis propias manos el rico jugo de su fruta, ir en bici a casi todos los sitios, acostarme un poquito más tarde en una humilde habitación, vivir en una casa donde las ventanas no tenían cristales, disfrutar cada jornada de las maravillosas comidas que nos hacía Carmen Báez, ir de excursión con mucha gente en un divertido “colectivo” a las Reducciones jesuíticas. Inolvidable. Un recuerdo para toda la vida.
Dos años después, en julio de 2008, volví de nuevo. Mi madre, estaba en el quinto mes de embarazo de mi hermano Carlos y un problema médico le impidió hacer el viaje con nosotros. No lo dudé tampoco en esta ocasión, para allá que me fui.  Ahora con casi 10 años  iba a reencontrarme con aquellos paisajes y con mis queridos amigos del Paraguay. Allí me estaban esperando Celeste, Hugo, Walli, Umberto, Alejandra, Verónica, Hans, Pia, Swen, Christian, Ana Paula, Hector , y un largo etcetera. En Boadilla de Rioseco aún siendo más pequeño, no podía disfrutar de la misma libertad que en Santiago Misiones . Una visita que espero repetir muchas veces y que recomiendo a cualquiera. A ti también aunque no hayas cumplido todavía los siete años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s